La dama de honor desempeña un papel importante en tu boda porque te apoya no sólo en la organización de la boda, sino que también en el día B, además es la que aguanta cada momento malo. Por lo tanto, suele ser una persona de confianza para ti como, por ejemplo, tu hermana o tu mejor amiga. Tu dama de honor tiene unas responsabilidades, pero también cosas que nunca debería hacer porque no forman parte de su papel.

En este artículo vamos a ver las 3 cosas principales que una dama de honor siempre tiene que hacer y 3 cosas que no entran en su papel.

Vamos a empezar por sus responsabilidades


1) AYUDARTE CON LA ELECCIÓN DEL VESTIDO

Tiene que acompañarte a las tiendas de vestidos de novia para elegir el vestido de tus sueños. Debe tener mucha paciencia porque, la mayoría de las veces, no será la primera y la única tienda donde la llevarás.
Además de la  paciencia, la dama de honor debe ser muy sincera y crítica. Es decir que, si a ti te gusta un vestido, pero a tu amiga no, ella debe ser sincera y valiente para decírtelo.

Imagen: Jeannie Savage

 

Imagen: Jeannie Savage

2) DAR LA BIENVENIDA A LOS INVITADOS

Ya se sabe que después de la celebración tu novio y tú os alejáis de los invitados para la sesión de fotos. Por lo tanto, la dama de honor tiene también la responsabilidad de dar la bienvenida a los invitados en el sitio de la celebración, invitarlos a tomar el aperitivo y controlar también que todo está bien.

Imagen: www.stockvault.net

 

3) NUNCA DEBE AVERGONZARTE

¿Qué te quiero decir? El día B será el  más importante para ti pero, al mimo tiempo, un día lleno de tensión. Por lo tanto, como tú estás viviendo un período de tu vida muy sensible, debido a la organización de la boda, la dama de honor tendrá que apoyarte y no causarte más ansiedad. Por lo tanto las decisiones más importantes de la boda tienes que tomarlas tú (maquillaje, peinado,…) y la dama de honor puede intentar decirte si algo no le gusta pero sin exigir cambios de imagen y sin avergonzarte.

Imagen: Jeannie Savage

3 cosas que la dama de honor nunca tiene que hacer

1) CONVERTIRSE EN TU PORTAVOZ

No tienes que aprovecharte de tu dama de honor, y, al mismo tiempo la dama de honor no debe aceptar todo lo que tú le pides. Voy a explicarme mejor, si a ti no te gusta la actitud de alguien, por ejemplo, de tu novio o de un proveedor, tienes que ser tú la que explique lo que no te ha gustado o lo que te ha puesto nerviosa y no tu dama de honor porque no es una responsabilidad suya. Por lo tanto acepta sus respuestas negativas.

2) DISCULPARSE POR ALGO QUE NO HA HECHO

Otra cosa que no forma parte de sus responsabilidades es disculparse por ti. Si te enfadas con los demás, con o sin razón, tienes que ser tú la que se disculpa y no aprovecharte de la dama de honor solo porque no eres valiente para admitir tus errores.

Imagen: www.stockvault.net

3) NO GASTAR MÁS DE LO QUE PUEDE

Es verdad que es la boda de tu hermana/mejor amiga, pero antes de empezar a organizar la boda tenéis que hablar para llegar a un acuerdo sobre el precio de tu vestido (en el caso de que no lo quieras comprar tú) o del maquillaje. Deberás entender cuál es su presupuesto y no exigir que gaste más de lo que puede.

Imagen: www.stockvault.net

¡Nos vemos la próxima semana!

By Marta Cavallaro