Después de la ceremonia y de haber declarado amor eterno a tu pareja, es la hora de celebrar este día con tu familia y tus amigos más cercanos y el brindis es un momento muy importante de la celebración. Puede que no seas la personas más adecuada para hablar en público y sobre todo para exprimir tus sentimientos y tus emociones delante de los demás, pero hoy es tu día y te toca agradecer a los demás el poder estar contigo durante este día tan importante y para contarles algo de tu novio.
Para que seas un poco menos nerviosa te voy a dar unos consejos.

– NO DIVAGUES 

Es importante tener en cuenta que un brindis dura máximo 3 minutos. Por esto intenta contar las cosa más importantes en esta franja de tiempo. Elimina los detalles y haz que todos se sientan incluidos en tu discurso.

– HAZ REFERENCIA A ALGO DULCE 

Puedes empezar tu brindis con un préstamo, que sea una poesía o una canción da igual.
Si nada de esto te pertenece empieza directamente contando tu anécdota y termina agradeciendo tus invitados. Unas ideas de anécdotas pueden ser: cómo os habéis conocidos, cómo te hizo la propuesta de matrimonio o algo divertido de vuestra relación.

Imagen: Heather Kincaid

– CUIDADO CON LOS MOVIMIENTOS DE TU CUERPO 

Los movimientos del cuerpo son importantes durante el brindis. Seguramente tendrás el micrófono en una mano y una copa de champán en la otra y está bien. Pero no te muevas mucho y sobre todo consigue que todos los invitados te puedan ver mientras hacer tu brindis. ¡No te escondas detrás de la decoración!

 

Imagen: Heather Kincaid

 

– PRÁCTICA MUCHO

Como en todo, la práctica te hace perfecto. Por eso, sobre todo para el brindis de tu Boda, hay que practicar mucho para que sea lo más perfecto y espontáneo posible.
Práctica sobre todo si te da vergüenza hablar en público.

Imagen: Bridal Solutions

 

– CUIDADO CON EL FINAL 

Cuando estás terminando con tu discurso, intenta subir un poco el tono de tu voz para que los demás se den cuenta que ya estás acabando y es la hora de brindar juntos, así como intenta mirarlos en los ojos y dar pistas para que se encuentren listos a subir las copas y celebrar juntos la unión con tu media naranja.
¡Recuerda! Antes de terminar, hay que agradecer a tus invitados y a tu familia por su ayuda.

Imagen: www.the-grovers.com

Ahora te toca a ti, haz recuento de todas las grandes y maravillosas anécdotas que os unen en ese tiempo pre-boda de convivencia o experiencias que habéis tenido juntos y comienza a elaborar ese gran discurso que te haga ser una gran dama y anfitriona ensalzando la unión de ambos y creando un ambiente agradable y sea aún más bella vuestra Boda.

 

¡Un saludo!

 

By Marta Cavallaro